Cuando parecía que existía un pequeña posibilidad para que la UE rectificara su polémico Art.13 de la nueva ley de Copyright en Internet, que junto al Art.11 se hace aún más patentes y salen adelante con la nuevas votaciones en el parlamento europeo.

Un golpe duro a internet ya que muchos creadores de contenido y otros tantos más se tendrán que ajustar a unas reglas que violan por completo la filosofía con la que internet nació y creció, siendo una plataforma abierta para compartir e innovar.

Aunque en un principio este artículo está dirigido a grandes webs que almacenen contenido, no quedan al margen otras mucho más pequeñas como esta.

Cubical Magazine utiliza las cubiertas de libros, portadas de discos, imágenes de los creadores y un largo etcétera para poder acercar la cultura a todos aquellos interesados.

Cubical Magazine se postula a favor de los creadores, sean del tipo que sean y procesen la disciplina que mejor se adapte a su forma de expresión.

Los derechos de autor son fundamentales y deben ser protegidos, pero, ¿dónde se encuentra el límite?.

Claro está que todo este contenido tiene un autor/creador, pero también tiene que ser difundido, ¿dónde está la línea que separa una cosa de la otra?

Entre otras cosas, requerimientos a los sitios web de monitorización y filtrado de contenido subido por los usuarios, algo que atenta contra el derecho a acceder y a compartir información y contenido en Internet. Algo que beneficia y crea nuevos poderes a los grandes medios editoriales.

Todo apunta a Youtube, esta plataforma es la que más se verá afectada por este polémico artículo, pero Twitter, Facebook, Instagram,… tampoco se quedan al margen. Tendrán que hacer de “policía y juez” al mismo tiempo y controlar que contenidos vulneran o no la nueva ley de copyright.

Electronic Frontier Foundation (EFF), una organización que defiende las libertades en el mundo digital, explica, “los sitios que permitan a los usuarios publicar textos, sonidos, códigos, imágenes estáticas o en movimiento u otras obras protegidas por derecho de autor para consumo público deberán filtrar todas las publicaciones de sus usuarios en una base de datos de obras protegidas”, por la que además tendrán que pagar.

¿Qué dice el artículo 13?

  1. Los proveedores de servicios de la sociedad de la información que almacenen y faciliten acceso público a grandes cantidades de obras u otras prestaciones cargadas por sus usuarios adoptarán, en cooperación con los titulares de derechos, las medidas pertinentes para asegurar el correcto funcionamiento de los acuerdos celebrados con los titulares de derechos para el uso de sus obras u otras prestaciones o para impedir que estén disponibles en sus servicios obras u otras prestaciones identificadas por los titulares de los derechos en cooperación con los proveedores de servicios. Esas medidas, como el uso de técnicas efectivas de reconocimiento de contenidos, serán adecuadas y proporcionadas. Los proveedores de servicios proporcionarán a los titulares de derechos información adecuada sobre el funcionamiento y el despliegue de las medidas, así como, en su caso, información adecuada sobre el reconocimiento y uso de las obras y otras prestaciones.
  2. Los Estados miembros velarán por que los proveedores de servicios contemplados en el apartado 1 implanten mecanismos de reclamación y recurso a los que puedan acceder los usuarios en caso de litigio sobre la aplicación de las medidas a que se refiere el apartado 1.
  3. Los Estados miembros facilitarán, cuando proceda, la cooperación entre los proveedores de servicios de la sociedad de la información y los titulares de derechos a través de diálogos entre las partes interesadas para determinar las mejores prácticas como, por ejemplo, las técnicas de reconocimiento de contenidos adecuadas y proporcionadas, teniendo en cuenta, en particular, la naturaleza de los servicios, la disponibilidad de las tecnologías y su eficacia a la luz de la evolución tecnológica.