Este libro que ya lleva unos día conmigo, me envuelve el suave tacto de sus cubiertas y la maravillosa ilustración que cubre la cubierta, en una embriaguez total por su cuidada edición por parte de La Felguera Editores, que han rescatado los diarios de Leah Hirsing.

Pero no solo de apariencia se puede medir la calidad de un libro, “La mujer escarlata y la bestia” es un pedacito de historia, aquella que habla de rituales mágicos, adoración al diablo, símbolo y otras prácticas.

Para entender el valor histórico de este libro tenemos que remontarnos a la figura de Aleister Crowley, quien se nombró así mismo como el Anticristo, el mago ocultista más famoso del siglo XX, el mismo que fundó la religión Thelema y del que seguro has oido su nombre en muchas ocasiones.

Un personaje muy polémico en el que practicaba sus enseñanzas y rituales de magia sexual e invocación de toda clase de demonios y seres sobrenaturales en su religión Thelema.

En su búsqueda espera encontrar a Babalon, la mujer escarlata, la apocalíptica madre de las abominaciones, la novia del caos que cabalgará a la bestia. Y aunque Leah Hirsing no fue la primera, si fue de las más importantes.

Leah Hirsing o Babalon para Aleister Crowley, la que recibió el nombre mágico de Alostrael, dejó unos diarios en los que anotaba con claridad los cultos que realizaban y un testimonio real de los rituales, penalidades, esperanzas y momentos aterradores de la comuna mágica que se desarrolló en una abadía de Italia, que fue disuelta y expulsada por el mismísimo Mussolini.

Un libro repleto de símbolos, hexagramas, invocaciones y magia.

La mujer escarlata y la bestia reúne la totalidad de los diarios de Leah Hirsing, con traducción literal por Javier Calvo y prólogo de Javier Muñoz Salas.