Si hay un lugar de donde pueda sentirme realmente partícipe es Valencia, veintiseis años de mi vida los pasé allí y aún retumba en mi memoria todo lo vivido en la ciudad de la luz.

Los años de bachiller fueron especiales, todos vestíamos camisetas de nuestras banda favoritas y las t-shirts más aclamadas eran los Ramones, U2, The Sisters of Mercy, The Cramps y alguna que otra que nos iba distinguiendo. Eso sí, tenías que hacer la compra en el mercadillo del Parterre, hace años ya desaparecido, un lugar para neófitos de la música y otras virtudes.

El Barrio del Carmen, la calle Caballeros, la Plaza de la Reina, la Catedral, y por supuesto las torres de Serrano o las torres de Quart, entre muchos emplazamientos de una ciudad que rebosa rincones bonitos, misteriosos y con gran encanto.

No vestíamos camisetas de David Bowie, era un dandy al que no podíamos faltar con una camiseta, al menos era nuestra justificación de antaño, pero sin lugar a duda él e Iggy Pop eran grandes ídolos en una ciudad de la que solo transcendía la Ruta del Bacalao.

El periodista y escritor valenciano Rafa Cervera, es el autor de Lejos de todo, una novela publicada por Jekyll & Jill y Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2018.

Un libro que me ha hecho conmemorar todos aquellos años de Valencia, sus calles, las plazas, sus gentes, el arte o la siempre enigmática playa de El Saler.

Entre sus páginas un David Bowie cansado de abusos, decide pasar una temporada en Valencia, activando la memoria y bajo el prisma del autor y del protagonista del libro, de David Bowie, representa una ciudad que atrapa en el instante que la conoces.

Rafa Cervera hace uso de una narrativa limpia y fluida, mostrando con gran detalle y rigurosidad estampas de un viaje secreto de David Bowie y sus amigos, como Iggy Pop en la ciudad de Valencia, atravesando lugares públicos de gran interés ya no solo para el artista.

Lejos de todo, es la guía definitiva y distinta de Valencia, contada por uno de los grandes de la música y narrada a través de la pluma del autor, en una novela de ¿ficción?, quiero pensar que no es así, quizá la nostalgia me haga malas jugadas, pero la última palabra la tendrá el lector, que sea él quién decida.

¿Quién no ha soñado o imaginado por un instante a su artista favorito entre las calles de su ciudad?

Para descubrir este viaje insólito, una relación de tres, un adolescente fan de Bowie, las canciones de Ziggy Stardust o el motivo por el que le llevo a esta estancia y todo lo que acontece en cada una de las líneas de la novela, tendrás que hacerte con un ejemplar.

Ilustración cubierta: Roberta Marrero.