En los años 90 hubo algo que brillaba en los estantes de mi discoteca más que otras referencias, por un lado Pixies y pegados a los mismos The Breeders.

Dejando a los primeros de lado, en aquellos tiempos la noticia sobre Kim Deal y su grupo paralelo a los Pixies se hacía realidad. La conocíamos por ser la bajista y vocal en los Pixies y resultó un tanto extraño que quisiera formar una banda al margen, pero allí estuvo con su hermana gemela y Tanya Donnelly de Throwing Muses con su primera referencia en el año 1990, POD, que pasó totalmente desapercibido, pero fue en el año 93 cuando conquistaron realmente nuestros oídos con el álbum Last Splash y un hit del que hablaré en la nueva sección de Cubical, Atemporales.

The Breeders fue la escapatoria de Kim Deal a las garras, muchas veces venenosas de Black Francis, un genio de la música cuyo ego es difícil de tratar.

La banda de Kim llegó en un momento en el que se necesitaba presencia femenina en la escena musical, llegaron y arrasaron con todo, sus canciones eran frescas, con mucha energía y no se parecían a nada a lo que estabas acostumbrado, ingredientes más que suficientes para hacer triunfar a esta banda que poco o nada se parecía a los Pixies y que con el tiempo se desligaron por completo, cogiendo carácter propio.

All Nerve salió en el año 2018 y no quería dejar pasar el tiempo sin hablar de esta vuelta a la música y a los escenarios de una banda que marcó un hito y se vuelve imprescindible si quieres conocer la escena musical de los años 90 y las influencias que han dejado en los grupos de nuestros días.

No me gusta desgranar los discos, es como si te contaran una película antes de ir a verla, solo puedo decir que suenan a The Breeders, con su estilo particular que nunca han abandonado, eso sí, estas nuevas canciones son más tranquilas que en discos anteriores, pero no dejar de rezumar energía y frescura después de tantos años.