Llega un momento en tu vida en el que crees estar preparado para escuchar cualquier cosa hasta que te encuentras con Sloks y su álbum Holy Motor publicado por Voodoo Rhythm Records.

Lo tengo claro, pon a una mujer al frente y todo cambiará a mejor. La relación de la mujer y el punk siempre ha sido mezcla de una perfecta simbiosis.

Holy Motor es un disco crudo, lleno de matices sonoros sucios, irreverentes y sobre todo primitivos que te hacen entrar en trance y ahondar en lo más profundo de tu subconsciente a través de la voz hipnotizadora de Ivy Claudy.

El Garage, Punk y la No-Wave de Sloks sacuden tu mente en diez temas que parecen no tener descanso alguno, pero esto es algo que nos gusta y hacer hincapié que mucho, no cunda el pánico, es solo Rock and Roll haciendo lo mejor que sabe hacer, incitar a nuestras almas.