Escribir sobre Blockchain siempre resulta divertido, ya que desde mi primer artículo hace tres años a día de hoy todo ha evolucionado, de eso se trata, de ir creciendo y crear un espacio donde todo se haga con mayor libertad.

Y la culpa de todo esto, pues la tiene Satoshi Nakamoto, fundador de Bitcoin, la moneda digital de la que todo el mundo habla y que ha dado paso a un nuevo modelo informático del que deberías formar parte.

Ahora bien, te estarás preguntando de qué va todo esto, la explicación no es tan sencilla como para exponerla en un breve artículo, pero si hay varios conceptos que deberías empezar a manejar antes de entrar de lleno en Blockchain, en las Cryptomonedas y más recientemente las ICO.

El punto fuerte de este nuevo ecosistema digital se concentra en la descentralización, si, habéis leído bien, gracias a Blockchain los intermediarios digitales dejan de existir.

Vamos a ver un ejemplo. Cuando una persona A quiere enviar dinero a otra B, este pasa primero por el banco y muchas veces, por no decir todas, el dinero no llega de manera inmediata y te haces preguntas del tipo ¿dónde está mi dinero?, ¿qué están haciendo con él?.

Blockchain permite el intercambio de dinero e información directamente entre personas, sin intermediarios y con un grado de seguridad que jamás se había visto gracias a la cadena de bloques (Blockchain).

La cadena de bloques (Blockchain) es lo que permite que todo pueda funcionar de forma segura y anónima, y nadie excepto tú y la otra persona sepáis que ha ocurrido. Esto es posible a los nodos, pequeños espacios digitales que están replicados en ordenadores de todo el mundo, por lo que para poder acceder a esa información habría que hacerlo en el resto de ordenadores y eso se hace misión imposible.

Seguramente hayas entrado en un casino y si no lo has hecho, más seguramente hayas acudido a un festival. En el momento que entras al recinto lo primero que haces es comprar las monedas que te van a permitir gastar dentro, en el caso del casino son las fichas. Este dinero solo puedes usarlo en ese espacio, por lo que si te lo llevas fuera nadie te lo va a aceptar, por lo que de nuevo tendrías que volver a cambiarlo.

Las cryptomonedas funcionan del mismo modo solo que el espacio donde vas a gastarlas es virtual, Internet, ese espacio donde pasas horas y horas al día, gastando tu dinero habitual, Euros, Dólares o la moneda que uses en tu país.

La ventaja del dinero digital con respecto al tradicional es que tú tienes el control absoluto sobre el mismo, nadie sabrá dónde lo has gastado y con el atractivo que se revaloriza.

Seguramente todo esto te suene a ciencia ficción, pero ya es una realidad y durante los próximos años las palabras en tecnología van a ser Blockchain, Cryptomonedas y dentro de este escenario Etherum, una cryptomoneda que va más allá permitiendo la creación de aplicaciones y nuevas tecnologías.