De vez en cuando navegando entre la enorme cantidad de publicaciones musicales que salen a diario, te encuentras con auténticas maravillas y sorpresas totalmente desconocidas.

Rufus Barnes Miller nació con una guitarra bajo el brazo, toca este instrumento desde los 7 años, bajo la atenta mirada de su padre, Dominic Miller, guitarrista de Sting desde sus inicios y que más tarde adoptaría a Rufus como segundo guitarrista.

Pop Skull es el primer trabajo en solitario de Rufus Miller y provoca la constante necesidad de volver a escuchar una y otra vez.

Con inicios en el heavy metal, Rufus Miller presenta unas canciones muy alejadas de este estilo musical, temas muy trabajados en composiciones y melodías, rock y pop a partes iguales transitan pasajes oscuros y claros que no te dejan indiferente y cada salto de pista oculta un sonido a la espera de ser descubierto.

Pop Skull es una auténtica delicia que te ayudará a terminar bien el año.