Hace 15 años un informático me habló de Linux, “es el futuro” y me dió un Cd Rom de Ubuntu, una distro de Linux para que me la instalara. Así fue, pero mi aventura en Linux se truncó al ver la cantidad de comandos que necesitaba saber para instalar o desinstalar en el sistema operativo, la frustración me llevó a abandonar.

Durante años Linux ha dado soporte a los grandes conocedores de la informática, dejando al usuario no experimentado fuera de esta tecnología, hasta que aparecieron distribuciones de Linux pensadas exclusivamente para los usuarios más nuevos como Linux Mint y Elementary OS.

Ahora sí, llegó el momento de dar el salto definitivo gracias a Linux Mint, aunque tengo que decir que Elementary OS no me ha disgustado en absoluto. 

Aún siendo usuario de Mac OS con la reciente adquisición de un portátil tuve la desagradable experiencia con Windows, acababa de configurarlo cuando empezaron las actualizaciones y los problemas de compatibilidad. No había pasado una semana cuando el portátil sin más sufrió lo que se suele decir, “se ha colgado”. Viendo mi futuro con Windows decidí ponerme manos a la obra y buscar una distribución de Linux que lo hiciera todo por mi, sin tener que programar o escribir líneas de código, así que, Linux Mint ahora corre por el ordenador. 

El mismo sistema operativo se ha encargado de instalar todo de forma muy sencilla, sin necesidad de buscar controladores (si el equipo es muy antiguo si lo necesitarás) y la instalación de programas es todavía aún más fácil que Windows.

  • No pago licencias por nada, ya que todo es Open Source y Software Libre.
  • No tiene tantas actualizaciones como otros sistemas operativos y su instalación es muy fácil, con lo que siempre está actualizado.
  • Me olvido prácticamente de los virus y malware, ya que Linux casi no tiene.
  • Linux es muy estable, no se cuelga como Windows continuamente y no me hace falta reiniciar el ordenador en todo momento.
  • Decir adiós a los archivos temporales .tmp es una bendición.

Con Linux podrás trabajar de forma profesional y utilizarlo en tu tiempo libre, ya no es cosa de programadores ni de informáticos, ahora tu tienes el control de una manera muy sencilla e intuitiva.

Dile adiós al software de pago como Windows, Office o Adobe. Tienes alternativas mejores y más potentes con que sustituirlos;

LibreOffice, alternativa a Office.

Gimp y Darktable, alternativa a Photoshop y Lightroom.

Disfruta de tu navegador preferido, Google Chrome, Firefox u Opera. 

También encontrarás alternativas mejores para edición de vídeo, redes sociales, visualización de todo tipo de documentos y todo lo que puedas imaginar.

Con Linux tu privacidad estará segura al 100% con lo que te sentirás libre.