Me acuerdo perfectamente de aquellos libros que solían regalarme cuando era pequeño, en ellos podías elegir un final en función del camino que tomase. Eran divertidos y siempre volvía a ellos con el objetivo de ver si podría haber otra solución. Pues esto mismo han hecho los de Netflix, crear una producción audiovisual interactiva, Black Mirror, Bandersnatch.

La serie Black Mirror ya me atrapó desde sus inicios y es una crítica auténtica que desvela el camino que seguimos con la tecnología, aunque no podamos prescindir de ella, o sí.

Fionn Wnitehead interpreta al diseñador de videojuegos Stefan Butler.

Auguraba una nueva temporada de la serie, pero esta película supera con creces toda expectativa que tenía en mente. Al igual que Strange Things, de la que me declaro fan incondicional, Netflix recupera la estética de los ochenta, los videojuegos, la música y toda aquella ropa que visto hoy no sé cómo podíamos llevarla.

Bandersnatch habla de genios incomprendidos, personas introvertidas que tienen una manera de mirar al mundo muy diferente del resto de la sociedad, de delirios utópicos y de toda una generación que dieron lugar a la incipiente cultura gamer que hoy vivimos.

Podrás elegir un camino mientras ves película, claro que, una vez terminada tendrás que volver a verla y elegir una otra vía diferente, así en un bucle, al igual que pasaba con aquellos libros puedes estar una buena temporada, es lo que tiene estas nuevas narrativas audiovisuales, enganchar al espectador y hacer que permanezca absorto frente al dispositivo.

¿Película?, ¿serie?, esto lo tendrás que determinar tú mismo, de lo que sí estoy seguro es que no podrás dejar de hablar de ella, el marketing es lo que tiene.

La película ha sido dirigida por David Slade y desde Netflix prometen cinco finales diferentes, mientras que en las redes sociales se habla de un “final secreto”.

Will Poulter en Bandersnatch.

Pero esto no acaba aquí y no ha hecho más que comenzar cuando Will Poulter ha declarado salir de las redes sociales por el acoso sufrido en las mismas, en donde muchos comentarios hacen alusión a su condición física en la película.

Todo apunta a que este 2019 va a ser el año Bandersnatch y toda una nueva generación de narrativa audiovisual interactiva.